EL ACCIDENTE EN FALCONARA MARÍTTIMA, ANCONA, ITALIA.-

Este hecho ocurrió un domingo de abril de hace unos años. Estábamos de vacaciones en Italia. Habíamos llegado en avión a Venecia, y ahí enfrente, en Mestre, retiramos un fiat Panda que ya habíamos alquilado desde acá para recorrer lo más que pudiéramos del país, devolviéndolo en Palermo, Sicilia, ciudad desde donde tomábamos el vuelo de regreso.-

Después de varios días de estar recorriendo distintos lugares, un domingo nos levantamos temprano para ir a conocer las cuevas de Frasassi (maravillosas); a media mañana, ya terminada la visita a las cuevas, seguimos rumbo a Falconara Maríttima, una ciudad a orillas del Adriático.-

Es así que cerca del mediodía estábamos recorriendo la ciudad circulando por vía Giacomo Leopardi, a escasa velocidad, cuando al llegar a la intersección con vía Trieste, en la que me correspondía parar y asegurarme de que no viniera nadie, ya que tienen prioridad de paso los vehículos que vienen subiendo desde el mar, no lo hice, por lo tanto no advertí que por esa calle venía circulando a alta velocidad un Fiat Punto, que ni se imaginó que alguien podía cruzarse en su camino; cuando ví que me embestía, únicamente atiné a acelerar; esto hizo que me embistiera desde el parante medio hacia atrás; al recibir el impacto, volanteé hacia la derecha, el Panda hizo medio trompo y quedó estacionado (trabado) contra el cordón de la vereda, en sentido opuesto al de circulación.- Los dos conductores nos bajamos enojados insultándonos mutuamente, yo a él porque venía muy rápido; y él a mí porque me interpuse en su camino.-

Por supuesto, nuestro Panda ya no podía seguir, así que Mayte se comunicó con Avis, notificándoles sobre el accidente y en qué lugar se encontraba el auto, para que vinieran a retirarlo; también les preguntó adónde debíamos ir para que nos entreguen otro auto (los de la Avis no estaban felices porque le habíamos inutilizado un auto, y no nos decían ni cuándo, ni dónde nos entregarían otro para seguir nuestro viaje).-

A los pocos minutos de ocurrido el choque, aparecieron los carabineros, mal predispuestos en contra nuestra, seguramente por ser turistas; por suerte, unos minutos después llegó el jefe de la policía local, quien les dijo a los carabineros que él se haría cargo de la situación.-

Este policía, con quien pasamos el resto del día haciendo trámites, fue la persona más amable que conocimos en todo el viaje; ya que llegada la noche nos buscó un hotel donde alojarnos, y él mismo nos llevó; cuando le contamos que Avis no nos daba una respuesta concreta sobre la entrega de un nuevo auto, llamó él, les dijo que éramos dos turistas argentinos que habíamos tenido un accidente, pero que al día siguiente queríamos seguir con nuestro recorrido, y que necesitábamos que se nos hiciera entrega de otro vehículo a la brevedad.- Al día siguiente, a las 9 de la mañana teníamos otro Panda a nuestra disposición.-

Abriendo un paréntesis debo decir que este policía, así como era de amable lo era de recto; a nosotros nos labró un acta de infracción por no haber detenido totalmente la marcha donde decía “stop”, y a los del otro vehículo les labró dos infracciones, una por exceso de velocidad, y como la mujer que estaba en el asiento del acompañante se lastimó la frente, otra por no tener puesto el cinturón de seguridad.-

Al día siguiente, bastante doloridos, a las 9 de la mañana retiramos otro auto y continuamos viaje.-

 

Esta historia que cuento me dejó algunas enseñanzas: 1ª) Siempre hay que respetar las señales de tránsito (en Argentina estamos mal acostumbrados); 2ª) No todos los policías piden coimas, hay muchos honestos; 3ª) Siempre que alquile un vehículo en el exterior, tengo que contratarlo con el seguro más completo (por las dudas).-

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0